¿Qué piensas?

domingo, 30 de noviembre de 2014




El Reto: un Diciembre especial y auténtico







    Regalos, gaitas y aguinaldos, el delicioso olor de las hallacas, el rico aroma de la canela, las luces titilantes de un arbolito o pesebre, coronas, bambalinas… Creo que ya saben a qué me refiero, la temporada  navideña.

    En estos momentos muchos tienen tiempo libre, los niños y jóvenes están en vacaciones de la escuela, liceo o universidad, y otros disfrutan de un merecido  asueto de su trabajo, es el tiempo de compartir en familia ¿verdad?... pero no…

   Una gran cantidad de personas se enfundan en una carrera contra reloj, desesperados para comprar regalos o artículos, poner decoraciones, comprar la ropa para las fiestas e ir a esas fiestas, pero ¿esto es malo? No necesariamente, sin embargo, porque no disfrutamos estas fechas recordando lo que es verdaderamente importante.

    El compartir con nuestros seres queridos va más allá que los objetos, las decoraciones o la comida, es ese momento especial en que dedicas tiempo de calidad a los tuyos, el hablar y recordar historias, escuchar a nuestros familiares mayores, sí, aunque cuenten la misma historia mil veces, ellos merecen ser oídos y su experiencia es de bendición para nuestras vidas.

  Debemos recordar ser agradecidos, tenemos un año más de vida en el que podemos compartir con nuestros seres queridos, y si algunos se han ido le puedes dar gracias a Dios porque te permitió conocerlos y compartir con ellos. 

    Y lo más importante: es un momento de reflexionar en el amor que Dios siente por nosotros, un instante para dar ¡Gracias! por lo que tenemos y lo que no tenemos.

    Muchas veces en retrospectiva nos damos cuenta que aquello que hemos deseado no era lo mejor para nosotros, o si aún luchamos por alcanzar algo, ese impulso de no tenerlo aún inyecta vitalidad a nuestras vidas, cada cosa llegara en el momento justo.

     Por estas y muchas razones más en estas fechas decembrinas te propongo este reto:
 
            1.  Da las gracias a Dios por tu vida y la de los tuyos.
            2.   Agradece a tus seres queridos y personas que dan color y
               amor a tu vida.
            3. Haz algo por una persona a quien no conoces o no tratas  
                 mucho (una sonrisa, ayudarle a cargar sus bolsas, etc.)


        4. Da un presente a todos los vecinos de tu calle, algo 
            sencillo, como una tarjeta con palabras de bendición, es 
            más que suficiente para alegrar el día de alguien ( te lo 
            digo por experiencia).
 


     Finalmente te invito a relajarte, no te estreses, despréndete de las autoimpuestas obligaciones decembrinas y ¡disfruta! a veces las cosas más sencillas son las que más llenan nuestro corazón.



“Por muy pequeña que sea tu luz siempre podrás alumbrar la oscuridad y los grandes incendios comienzan con una pequeña chispa”



4 comentarios:

Julia C. dijo...

Hago firme propósito de seguir tu propuesta :) Si dejamos que la Navidad se convierta en una época exclusivamente de consumismo y gastos, ya habrá desaparecido su esencia y su razón de ser.

Bonito escrito, me ha gustado mucho.

Un beso!!

Isabel Maduro dijo...

Gracias por comentar :)

Anónimo dijo...

Muy hermoso este escrito. Muy especial, sobre todo ésa última cita. Att: German Pérez.

Isabel Maduro dijo...

Gracias Germán

Publicar un comentario