Crónica breve de cara e palo

viernes, 17 de octubre de 2014
A las 2 am Ana corrió con sus hijos debajo de la cama, era Jueves el único día que llegaba el agua, a esa hora aún estaba tendiendo la ropa cuando se oyeron las motos, seguido de las detonaciones, que  sonaron cada vez más cerca. Juan lloraba del terror.
- Mami, tengo miedo, decía.
Una voz gritaba repetidamente:
- Maten a todos esos perros, que no quede ni uno solo.

A las 2:30 am Andrés " cara `e palo" yacía en la acera mirando el cielo, desangrándose lentamente, en un incontenible manantial escarlata, en la soledad vacía de la noche, ante las puertas y ventanas cerradas, tras las cuales la gente temblaba de la angustia y el terror. 

A las 3:00 am había logrado un poco de paz,  al final del turbio camino de su vida, tras la piedra, las pistolas, los rostros airados y las miradas iracundas, ya no era el cara `e palo, sino Andrés, aquel que soñaba jugar con las metras de Luis a la salida de la escuela. 

2 comentarios:

Alejandra Sanders dijo...

Lo terrible que debieron pasarlo las criaturas junto con la madre escuchando la escaramuza mortal. Saludos.

Isabel Maduro dijo...

Saludos, gracias por comentar :)

Publicar un comentario